La noche más oscura

La noche más oscura

De niño la oscuridad me asustaba, La noche sin luna y oscura hacía que todos los fantasmas y miedos se aliasen para venir a verme. Metido bajo las sábanas me dormía en la seguridad que iba a ser atacado por monstruos de todo tipo… y mientras pensaba eso me dormía profundamente hasta que me despertaban los rayos de sol que se colaban por la ventana de mi habitación.
Existen momentos en nuestra vida que son negros como la noche más oscura y cualquier sombra de duda se transforma en la peor pesadilla. Pero no tenemos sábana con la que cubrirnos. El miedo paraliza porque lo primero que hacemos es dejar de respirar, se acelera el corazón, los músculos se tensan y se activan todas las alertas. Lo contrario que deberíamos hacer porque es en ese momento cuando necesitamos más oxígeno en nuestro cerebro para comprender que no hay peligro.
Los problemas en la oscuridad no se aprecian bien, mejor dejar pasar la noche. Una vez descansados, sale el sol, brillante con esa luz que todo lo aclara y aquella preocupación insoportable se percibe de una manera más nítida y quizá incluso desde otra perspectiva, porque la luz, el conocimiento, da la forma a las cosas y te lleva a la razón.
Tras la noche más oscura sale el sol más brillante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s