La piedra

La piedra

Repetir errores puede ser un hábito peligroso, pero también significa no haber aprendido y es la oportunidad para hacerlo ahora.
Las piedras no se ponen delante de ti, ese es un principio universal, eres tú quien tropiezas. Puede que sea por no verla o por ir distraído o porque al final entre la piedra y tú ha empezado a haber algo más que un simple tropiezo y lo que hay es un contacto. Eso es peligroso, porque tarde o temprano vas a tropezar. Es el destino de esa piedra, hacerte tropezar una y otra vez hasta que aprendas a sortearla o quizá apartarla de tu vida, porque ella no lo va a hacer.
Las lecciones no aprendidas, vienen una y otra vez a tu vida para tener la oportunidad de saber más y ser más sabio. La piedra en un momento dejó de ser obstáculo para convertirse en maestro, si ya aprendiste, sigue tu camino, pero si no, va a ser una piedra dentro de tu zapato y otra delante, la una te molesta al caminar, pero la otra te tira.
Nuestros caminos están llenos de piedras, de nosotros depende verlas como obstáculos o lecciones para aprender.
No lo hagas una cuestión personal, porque la piedra no tiene sentimientos y si los tiene, son los que le has proyectado tú.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s