Desmontando la rutina

Desmontando la rutina

Lo cómodo no siempre es lo mejor. Instalarse en la rutina trivializa la existencia. Repetir un mismo patrón un día tras otro lleva a la percepción lineal de la vida, sin matices, gris. Desmontar lo adquirido es difícil porque la repetición da seguridad. Un niño aprende una palabra y la repite hasta la saciedad, se siente seguro con lo que sabe, pero no se da cuenta que está diciendo siempre lo mismo, el cree que habla, pero en realidad repite. Muchos adultos nos instalamos en una rutina de hábitos, de gestos, incluso de amores y nos da la sensación que vivimos, que amamos, pero en realidad repetimos días y esa acción no suma. Atreverse a desmontar la rutina es apostar por un giro en nuestra vida, nada hay seguro en la novedad, todo por ganar y mucho que perder, pero repetir día es morir en vida.
Para proceder con la acción de des-intalarnos de la rutina conviene preguntarnos si somos felices, si obtenemos lo que queremos de la vida y lo más importante si hacemos felices a los demás. Con nuestras acciones estamos ayudando o interfiriendo en la vida de los otros, mientras que en la rutina nada cambia y poco a poco nos volvemos invisibles a nuestros ojos y a los ojos de los demás.
Hagamos un gesto que dignifique nuestra existencia, rompamos la rueda donde corremos hacia ningún sitio y salgamos de esa jaula dorada de la seguridad, de la tranquilidad de que nunca pasa nada.
Atrévete a desear lo que amas y a luchar por ello.
El amor te está esperando ahí fuera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s