Probar el amor

Probar el amor

Recuerdo la sensación que tuve la primera vez que me dieron un trozo de chocolate, no podría decir la edad que tenía ni el lugar porque todos mis recuerdos se centran en el sabor delicioso que tuve en la boca. Explotaron todos mis sentidos y me vinieron deseos de reír, saltar…¿qué era ese sabor tan maravilloso?
Quien ha probado algo tan dulce, tan suave, intenso como el amor, tendrá la misma sensación. Miles de puntos se activan en todo el cuerpo, la sensación de felicidad, bienestar, luz …
El amor te atrapa a traición, como el chocolate. Quieres dejar de probarlo, te impones no tocarlo, por mil razones, casi todas inexplicables y tan peregrinas como la dieta, la razón, la lógica de lo convencional, mil reglas para romper porque en el momento que lo ves, es irremediable y si lo pruebas de nuevo, la sensación vuelve a ti como el primer día, te inunda de placer… es entonces cuando te das cuenta que la vida es eso y por más que luches, estamos en un camino hacia el amor y la felicidad, repleto de señales que no queremos ver, pero entreabriendo los ojos se muestran claras. El olor del chocolate es el impulso del sentimiento de la pasión, te lleva al lugar por deseo más que por convicción.
Probarlo es amarlo.
Mis padres se conocieron en una fábrica de chocolate. Se amaron locamente.
Yo debo ser fruto del sabor del chocolate.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s