Las esquinas del viento

Las esquinas del viento

A veces el amor es como un papel que revolotea empujado por el viento. Sube y baja sin voluntad propia. Girando sobre si mismo, describiendo piruetas, bajando hasta tocar suelo y volviendo a remontar con más brío.
Ese vuelo hipnótico parece no acabar nunca. Cada golpe de aire, cada nuevo impulso lo aleja más y más hasta que de repente cae suavemente al suelo.
Así me siento, como un papel sin vida porque no tiene viento que le insufle vuelo. El papel descubrió que no sabía volar que se dejaba llevar, que no era voluntad suya alcanzar el cielo y todo lo que sintió desde allí arriba fue fruto de algo que se llevó el aire porque era el mismo aire quien lo sujetaba.
No hay fuerza más potente que la que te eleva sin tocarte y la que te hace sentir sin verte y te besa sin estar. La fuerza de la ausencia se mete por las costuras y deshace nudo a nudo la tela más urdida.
Saudade.
No es nostalgia ni ausencia, saudade es la presencia constante de lo que no tengo y quizá nunca tuve y aún así lo echo de menos.
No hay consuelo para el papel sin aire, sólo aspira a que se levante la brisa y pueda de nuevo volar o al menos engancharse en alguna de las esquinas del viento.
Saudade del viento, de la brisa, de tu aire.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s