JUzGAR

JUzGAR

Hacer un papel imaginado que no corresponde a la realidad es un juego. Los niños usan con frecuencia la representación de otros personajes, se ponen en la piel del personaje y actúan como tal, creyéndoselo y disfrutando del momento, ahora bien, cuando acaba el juego vuelven a ser ellos mismos y lo que han dicho o hecho como personaje se quedó allí. Es lo fantástico de JUGAR. Los adultos también practicamos ese juego, nos ponemos en la piel de otro, emitimos opiniones sobre lo que piensa, como actúa e incluso decidimos si lo que hace está bien o no, es una forma de JUGAR a ser algo más que ese personaje, más que nosotros mismos, elevarnos por encima de todo y decidir lo que está bien o mal, lo que hacemos es JUzGAR. Por un momento nos apoderamos del derecho del otro, de la dignidad del otro y a través de nuestra experiencia y consideración decidimos que sus acciones no son correctas, como si nuestro criterio fuese una verdad absoluta, carente de toda humildad y respeto.
Al juzgar, desnudamos todo atisbo de pudor hacia la persona juzgada. Ni conocemos sus motivos, ni sentimientos, ni vivimos en su tiempo emocional. Juzgar nos sirve para serenar nuestra mala conciencia por no saber más sobre algo que no nos incumbe realmente. Ese ansia de poner nuestra opinión sobre determinada acción de otro es una falta de humildad, amor y sobretodo ego desbordado que hace que nosotros tengamos el derecho a no equivocarnos, en algo que desconocemos, al menos en su totalidad.
Cada persona vive sus sentimientos de manera diferente según su estado de ánimo, circunstancias, relaciones, tiempo, etc… Su forma de entender la vida es únicamente de su incumbencia, no hay nadie que la pueda juzgar sin riesgo a cometer errores.
Al no juzgar a los demás, abro mi corazón y mi percepción de la realidad ajena, No juzgo porque no debo y también porque no quiero, todos llevamos cargas ocultas que modifican nuestro camino y hacen que lo obvio se convierta en complejo.
Ante la acción de JUzGAR propongo JUGAR a ser niño, disfrutar del momento con mi personaje de príncipe o princesa, matar dragones o cuidarlos y vivir la vida desde el respeto. Empezando por mi mismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s