El Silencio es música.

El Silencio es música.

Imagina el teclado de un piano, teclas blancas y negras.
Imagina que sabes tocar una melodía y empiezas a interpretarla, suenan las notas. Si analizamos en tiempos minúsculos, podremos observar que entre el sonido de una nota y la siguiente hay un momento de silencio. Sutil, mínimo, ese momento de silencio cuando se acaba la reverberación de una nota y el comienzo de la siguiente, también es música. Según el tempo, incluso será más apreciable.
Aplicando a la vida, ese momento de silencio serían épocas de inactividad, momentos donde aparentemente no pasa nada. Esperas que nos parecen inútiles y desesperantes y como en música, también es vida.
Uniendo nuestros periodos activos e inactivos formamos nuestra línea de vida, nuestra propia melodía vital. Hay momentos donde el ritmo y el sonido son altos y otros de aparente pausa. Desesperarse por esos periodos donde no pasa nada no es correcto, porque sí está pasando, son los silencios entre las notas.
La diferencia con la música es que no tenemos la partitura de nuestra vida y por lo tanto, no sabemos que tras esos silencios continúan las notas. Así es como funciona la vida, sin guión ni partitura, se asemeja más al jazz, tenemos un esquema que vamos repitiendo, a veces con mayor fortuna, otras de manera desesperante y aburrida, todo forma paste de la jam sessión.
Dicen que los artistas se pasan la vida buscando una obra definitiva, una pintura, un libro, una canción y a partir de conseguirla, se copian una y otra vez con ligeras variaciones y para que no sea tan evidente, les ponemos la etiqueta de “estilo”.
En nuestra vida también perseguimos acallar esos silencios, utilizando nuestro “estilo” y la mayoría de veces repetimos los mismos esquemas que no han funcionado, porque son los únicos que conocemos y los únicos que nos atrevemos a usar.
John Cage escribió una obra de 4minutos 33 segundos en la que todo es silencio, ni siquiera le da la oportunidad a una nota inicial y una final. Ese acto de valentía inusual en un músico nos brinda la oportunidad de enfrentarnos ese tiempo a no oír nada y nos propone escuchar el silencio.
A veces se necesitan pausas, silencios que nos dejen apreciar como avanzamos, progresamos y comprendemos.
El silencio es música…¿lo oyes o lo escuchas?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s