Rosas de fuego

Rosas de fuego

Y leyó la última frase y cerró el libro con un suspiro. Sentía una mezcla de pena y satisfacción al concluir la maravilla que acababa de leer. Había sido transportado por unos meses a un mundo de ilusión, su corazón se desbocaba en lugares maravillosos, viviendo la emoción del amor y la pasión.
Nunca había imaginado que se podía sentir de esa manera, tan lleno de vida, ilusionado. Las páginas pasaban a una velocidad de vértigo, los paisajes cambiaban a la velocidad de las letras y sus noches eran etapas nocturnas de un viaje sin fin.
Jamás consideró la posibilidad de sentirse tan feliz con tan poco. La magia que había dentro de aquel libro no cabía en el universo de ningún brujo. Estaba hechizado.
Volvió a leer la última frase del libro y notó que sus ojos se humedecían por la emoción. Los cerró brevemente y se imaginó como héroe de la historia, gozando de la gloria de las hazañas y del amor de su amada.
Echó la cabeza hacia atrás intentando evitar un suspiro y al abrir su boca, exhaló una llamarada que adoptó la forma de una rosa. Brilló con fulgor unos segundos y desapareció en un momento con la levedad del humo, el mismo breve tiempo que duró su aventura lectora.
Nunca más sería el mismo, ese libro cambió su vida.
De dragón pasó a eterno enamorado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s