Ave Fénix

Ave Fénix

La pasión te consume en su fuego y si se lleva al extremo en el que sólo te dan pasión sin llegar a más, te funde en sus brasas, a fuego lento. Poco a poco quedas atapado por ese lento consumir hasta que las últimas briznas acaban definitivamente con tu espíritu.
Y como todo, de ahí se puede sacar una lección, resurgir como el ave Fénix de las cenizas. No más débil ni más fuerte, diferente, con más experiencia, sabiendo que el amor a veces te lo cambian por pasión y la pasión sin más, acaba por consumirse.
Al convertirte en ave, puedes volar y coger distancia y mirar desde la perspectiva que no te da estar entre el fuego y observar aspectos positivos. Ni todo es tan inmediato ni tan lento. Las circunstancias se dan a su justo tiempo, ni antes ni después, si te precipitas puedes quemarte o apagar el fuego. Si ya te has quemado, puedes renunciar a volver a encender esa llama o convertirte en ave Fénix y sobrevolar, observando, templando tus plumas, respirando y sobretodo, viendo las cosas desde la distancia y con mucho más recorrido.
No renuncies a la pasión, vive la vida al segundo y por ello, no la quemes enseguida, deja que se vaya dorando, a fuego lento, reposado, disfrutando tibiamente del momento, si tiene que ser, será.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s