Los colores del alma

Los colores del alma

Y el día se despertó azul melancólico. Todo me recordaba al pasado y el mismo pasado me recordaba a ti. El cielo azul, el mar azul, tu pelo con reflejos azules, la fina lluvia teñía de una ligera capa azul un horizonte finito y ahora borroso sin ti.
El violeta vino a adueñarse del cielo, nubes poderosas crecían amenazando con tormenta. Violetas de un sol que huía en un atardecer lluvioso de lágrimas dulces y amargas. Los grises pintaron una paleta tenebrosa, grises metálicos, grises plomo, grises opacos, grises translúcidos.
Y con el silencio el negro de noche. El negro vacío que ocupa todo asfixiando la mínima brizna de emoción.
Y de repente una estrella, un punto amarillo, otro y poco a poco van iluminando como bombillas de feria la noche más oscura del desamor.
La esperanza se llama Luna y se aparece cuando la necesitas. Me vino a ver la luna y me acarició con dulzura. Luna mimosa y suave, luna que enamora y alivia, amarillo limón y plata. Me hipnotiza y me lleva a mundos estelares.
Se para el tiempo y siento la brisa. Una fina línea amarilla que se convierte en dorada aparece por el horizonte y ya llegó, ya aparece, rojo, como la pasión, anaranjado y soberbio. Una nueva esperanza un nuevo color de ilusión. Una nueva oportunidad de vida, un color y un olor.
Así se completa la paleta de colores del alma, así va cambiando en un momento pintando pasiones y desamores, atravesando sentimientos y recuerdos en un arco iris de vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s