No necesito…

No necesito...

No hace falta que llueva y que las gotas resbalen por los cristales.
Ni que sea otoño y las hojas de los árboles se arremolinen como abanicos al paso de los coches.
Ni siquiera un atardecer de púrpuras y ocres que cubran el manto de ese cielo tan vacío sin ti.
Ni las amapolas flotando por los campos de trigo aún verde.
Ni las nubes dibujando una y otra vez una suerte de formas que me invitan a imaginar corazones, caras, formas.
Nada necesito para entrar en un mantra en el que solo escucho tu nombre una y otra vez.
Balanceándome como un místico entregado a su elevada misión.
Como el tallo de junco que se mece al ritmo del viento, así estoy yo.
Y nada me consuela que no seas tú.
Ni siquiera necesito la idea de ti, ni tu olor, ni tu recuerdo.
No necesito nada para evocarte.
Nada para extrañarte.
Nada para verte.
Nada.
Sólo a ti.
Ven.
Voy.
No necesito nada.
Para amarte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s