La Calma

La Calma

Todo está en orden … o no.
Lo verdaderamente importante no es lo que pasa alrededor mío sino en mi interior.
Conseguir que el ritmo interno siga a su paso, el que yo quiero y no el que se me impone desde fuera y así poco a poco se consigue, día a día.
No se trata de que sea un reto o una competición.
Así creamos la calma, de una manera consciente y constante.
No puedo controlar los acontecimientos, sí puedo controlar las emociones que me producen esos acontecimientos.
La respiración es una pieza importante dentro de esta ecuación. Si mantenemos la respiración a su ritmo, mantendremos nuestro propio control del cuerpo.
Entonces no necesitaremos calmarnos, ya estaremos calmados, respirando, oxigenamos normalmente y las situaciones se ven desde otra perspectiva.
El equilibrio que producimos al estar en calma se traslada a las personas que tenemos al lado, se propaga de la misma manera que el efecto inverso, el de perder los nervios y el control de la situación. De esta manera se crea un clima afectivo.
La calma no llega, la creamos y la propagamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s