La brújula interior

La brújula interior

El principio de una brújula es tan simple como genial, una aguja imantada, sujeta por su centro de equilibrio, señala el norte magnético de la tierra.
Es decir, cuando nos encontramos libres de ataduras, en equilibrio, tendemos a ser atraídos por una fuerza mayor. Quiere decir esto que si nos perdemos en la vida es porque estamos aún sujetos y no tenemos libertad para movernos o porque no hay una fuerza mayor que nos atraiga.
La búsqueda de algo o alguien que nos ilumine es un camino, puede durar toda la vida, incluso no encontrarse físicamente con él, ahora bien, la atracción existe y se reconoce ese impulso por el cual te mueves. Liberarse de impedimentos es un primer paso. Todo aquello que nos ligue, que no nos deja avanzar, frases como “lo haría pero tengo muchas cosas que hacer” o “más adelante quizá pero ahora tengo obligaciones” son impedimentos que hacen que nuestra brújula interior no marque el norte y por tanto estemos perdidos.
La pérdida en si misma no es mala, es una opción de búsqueda también, lo malo es cuando se convierte en desasosiego, en una necesidad de buscar y no saber ni por donde empezar.
El primer paso es simple, querer.
Identificar los elementos que me atan, saber si los quiero, intentar desligarme y por último saber hacia donde avanzo.
Cada uno tiene el Norte que necesita, a diferencia del magnético, el Norte espiritual no se ubica geográficamente en el mismo sitio, será el que nos marque nuestra brújula.
Encontrar el camino es el primer paso, seguirlo, nuestra vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s