EGO (lego)

Imagen

EGO (lego)

La famosa marca danesa Lego hace piezas de plástico para construir cosas, desde un vehículo, una casa, edificio, nave interestelar y personaje. Estimula la imaginación y la creatividad pero claro, son piezas irreales, sólo eso, piezas. A nosotros nos paso algo parecido en nuestra construcción. A lo largo de la vida vamos construyendo pieza a pieza ese personaje nuestro. Muchas veces el personaje se come a la persona, rara vez podemos ver la esencia, sólo percibimos las piezas de plástico que la cubren o que la forman.
Es importante al llegar a un punto en la vida, iniciar el proceso de desconstrucción del personaje, ir quitando pieza a pieza, dejando lo esencial. El ego, solo ocupa espacio, se come la mejor parte de nosotros, quita vista, percepción, amigos, realidad, en definitiva, el ego solo se alimenta de lo peor de nosotros mismos para dotarnos de una identidad que no nos llena, porque el ego es insaciable, nunca tiene suficiente.
La tarea es difícil, nuestra construcción es fruto de muchos años, por ello conviene ponerse manos a la obra ya!
¿Pero cómo se hace? He ahí la cuestión, es de aquellas misiones para las cuales no hay planes, ni órdenes, ni tiempo. Un buen antídoto es la humildad, valorar a los demás, amar sin buscar nada a cambio, intentar poner en segundo plano el yo y utilizar más el nosotros. Observarse sin ira, pero con respeto. Respirar. Apreciar lo bueno de los demás y sentir como nos hace mejores sin necesidad de compararlo con lo nuestro, porque lo de los demás ya es parte nuestra.
La batalla contra el ego dura toda la vida, porque nunca se rinde, vive en nosotros, agazapado ante cualquier ocasión de poder salir de nuevo.

Anuncios