Lucha interior

Imagen

Lucha interior

La lucha interior es constante. el dragón se rebela una y otra vez, lanza llamaradas de desconfianza, bocanadas de miedo. Cada vez se hace más grande y le salen más cabezas. ¿Cómo puedo combatir a ese monstruo que tengo dentro de mi? Se alimenta de todos mis miedos, de mis imperfecciones, inseguridades, vacilaciones. Es el dragón de la falta de voluntad, de los celos, guardián de todo lo que no quiero ser.
La única salida que tengo es enfrentarme a él, con la espada del valor, del reconocimiento, de creer en mi mismo, enfrentarme a él mirándole a los ojos, con el amor que puedo generar, la honradez, trabajo, disciplina y confianza. No hay que matarlo, pero sí someterlo y que esté ahí, recordándome que cuando bajo la guardia aparece de nuevo con más furia. Él me hace mejor porque su miedo me quita el miedo y su desconfianza me da confianza.
Al dragón no hay que matarlo, hay que dominarlo.

Anuncios