Re-cuerdo, Re-loco

Imagen

Re-cuerdo, Re-loco

Hay que estar el doble de cuerdo para mirar el pasado y el doble de loco para afrontar el presente.
Los recuerdos son la memoria más el sentimiento, pero nos traiciona la emoción y recordamos más lo que nos gustó que lo que no. El día de playa, un día en el que el profesor se puso enfermo y no hicimos clase… el beso. Los recuerdos inmediatos son tan tramposos como los lejanos porque la fantasía de lo que queremos que haya pasado nada tiene que ver con la línea del tiempo y sí con el deseo de revivirlo a nuestro modo.
Re-cuerdo, el doble de cuerdo para no volverse el doble de loco mirando atrás y rememorando cosas maravillosas, tacto sutil de piel, bocas entreabiertas anhelando un beso, brillos de ojos en el portal de casa. Re-loco por vivir de nuevo esa emoción, por alcanzar una brizna de esa sensación, gotas de un perfume que se disipa en el pasado y apenas huelo ya en el presente.
Re-loco por el recuerdo.

Anuncios